• DISFUNCIÓN MICCIONAL

    Antecedentes: El trastorno de disfunción miccional es un término que agrupa problemas de incontinencia funcional en niños. Después de cualquier uropatía subyacente o uropatía probable se han excluido, el problema de incontinencia en los niños se agrupa en la categoría de "trastorno miccional". Los cambios en el comportamiento y los hábitos higiénicos asociados a un estilo de vida moderno son los culpables del aumento de la incidencia.

    La vida moderna y las normas de higiene superiores deben probablemente producir más atención hacia los problemas de incontinencia, así un incrementoen la prevalencia puede probablemente ser atribuido al aumento de su conocimiento.

    Diagnóstico: una evaluación no invasiva, consistiendo en toma de historia clínica, examen clínico, flujo urinario, ultrasonido y calendario urológico, es esencial para alcanzar un diagnóstico.

    Muchos signos y síntomas relacionados a la micción e incontinencia no son conocidos por los padres y deben de ser específicamente cuestionados, usando la encuesta como una lista de control.

    En el examen clínico, la inspección genital y observación de la espina lumbosacra y las extremidades inferiores siendo necesario excluir uropatía y neuropatía evidentes.

    Tratamiento: el tratamiento del trastorno de vaciamiento consiste en la rehabilitación del tracto urinario bajo principalmente, y es llamado uroterapia.

    La uroterapia quiere decir tratamiento no quirúrgico, no farmacológico de la función del tracto urinario inferior. Es un campo muy amplio, que incorpora muchas terapias usadas por uroterapistas y por otros profesionales del cuidado de la salud.

    Leer más →
  • REFLUJO VESICOURETERAL

    Antecedentes: El reflujo vesicoureteral (RVU) es una anomalía urológica muy común en niños y probablemente es uno de los problemas más polémicos en pediatría.

    El reflujo vesicoureteral se define como un flujo retrógrado no fisiológico de la orina de la vejiga urinaria de la uretra hacia la pelvis renal y los cálices.

    El RVU primario es una anomalía congénita de la unión ureterovesical con base genética, el reflujo secundario es causado por una obstrucción del conducto vesical, anatómica o funcional con presiones continuamente elevadas o enfermedad inflamatoria. El RVU primario puede asociarse con otras anormalidades morfológicas y/o funcionales del tracto urinario inferior.

    Diagnóstico: un método de diagnóstico básico comprende una historia médica detallada (incluso la historia familiar), examen físico, urinálisis, urocultivo y, si la función renal necesita ser evaluada, el nivel de creatinina sérica.

    Los estudios de imagen para el RVU abarca ambas modalidades, radiológica y ecosonográfica. Las modalidades radiológicas comprenden UCGM, el método más utilizado para el examen de reflujo, y cistografía con radionúclido (RNC).

    En los casos complejos, la urografía por resonancia magnética puede requerirse para la evaluación del tracto urinario superior.

    Tratamiento: el diagnóstico temprano y la vigilancia estrecha son las piedras angulares del tratamiento. El objetivo final del tratamiento es permitir el crecimiento renal normal y prevenir el daño permanente del parénquima renal y sus complicaciones tardías (nefropatía por reflujo).

    Las opciones terapéuticas comprenden el manejo conservador (médico), incluso la profiláctica antibiótica, y abordaje intervencionista (inyección del subureteral endoscópica, laparoscopia o corrección quirúrgica abierta del reflujo), ya sea aislados o combinados.

    Leer más →

  • ENFERMEDAD URINARIA LITIÁSICA EN NIÑOS

    Antecedentes: la enfermedad litiásica infantil tiene propiedades únicas en ambas presentación y tratamiento comparado con la enfermedad litiasica del adulto.

    Al contrario de la población adulta que muestra a un predominio masculino, niños y niñas son afectados de la misma forma.

    Los litos vesicales todavía son comúnes en áreas subdesarrolladas del mundo y están formados normalmente litos de urato ácido de amonio y de ácido úrico, los factores dietéticos están implicados fuertemente.

    La formación de un lito urinario es el resultado de un proceso complejo que involucra factores metabólicos y anatómicos y la presencia de infección. 

    Diagnóstico: el diagnóstico definitivo requiere una biopsia hepática para evaluar la actividad enzimática. Otras formas de hiperoxaluria, pueden ser debidas a al hiperabsorción de oxalato en el síndrome inflamatorio intestinal, pancreatitis y síndrome de intestino corto.

    Sin embargo, en la mayoría de niños que tienen niveles altos de excreción de oxalato en orina, no existe ningún problema metabólico documentado o cualquier causa dietética, estos niños se describen con hiperoxaluria idiopática.

    Tratamiento: el tratamiento de la consiste en la promoción del flujo urinario alto y la restricción de oxalato en la dieta. El uso de piridoxina puede ser útil reduciendo los niveles urinarios, sobre todo en el tipo I de hiperoxaluria primaria.

    El citrato es un inhibidor del lito urinario. El citrato actúa ligando al calcio e inhibiendo directamente el crecimiento y agregación de oxalato cálcico así como cristales del fosfato de calcio. Así, el citrato de orina bajo puede ser una causa significativa de enfermedad de litos de calcio.

    Además de la eliminación bacteriana, la eliminación del lito es esencial para el tratamiento, los litos perpetúan la infección y el tratamiento antibiótico no será eficaz.

    Debido a los adelantos tecnológicos, el manejo del lito de un abordaje quirúrgico abierto a técnicas endoscópicas que son menos invasivas. La desición de la forma de manejo depende del número, tamaño, localización, composición y anatomía del tracto urinario.

    Leer más →