• FIMOSIS

    Antecedentes: al final del primer año de vida, la retracción de prepucio más allá del surco glandular es posible en solo el 50% de los niños; incrementando a aproximadamente el 89% a la edad de 3 años. La fimosis puede ser primaria (fisiológica) cuando no hay signos de cicatrización, o secundaria a cicatrización (patológica) como en la balanitis serosa obliterante. La fimosis se debe distinguir de la aglutinación normal del prepucio en el glande, el cual es un fenómeno fisiológico .

    Diagnóstico: El diagnóstico de Fimosis y Parafimosis se realiza mediante exploración física. Si el prepucio no se retrae o solo se retrae parcialmente o muestra un anillo contraído estrechando el glande del pene, existe una desproporción entre la extensión del prepucio y el diámetro del glande.

    Además del prepucio estrecho puede haber sinequias entre la superficie interna del prepucio y el epitelio del glande y/o un frenillo corto. Un frenillo corto ocasiona una desviación ventral del glande una vez que el prepucio se retrae.

    Tratamiento: el tratamiento de la fimosis en los niños es dependiente de las preferencias paternas y puede ser una plastía o circuncisión radical después de completar el segundo años de vida.

    Las contraindicaciones para la circuncisión son coagulopatías, una infección aguda local y anormalidades congénitas en el pene, particularmente el hipospadias o pene incluido, porque el prepucio puede requerirse para un procedimiento de reconstrucción.

    El manejo conservador es una opción en la fimosis primaria, un corticoide en ungüento o crema.

    Leer más →
  • CRIPTORQUIDIA

    Antecedentes: A la edad de un año, al menos el 1%de todos los varones nacidos a término, son afectados por esta anomalía congénita común asociada a los genitales masculinos. En el caso de testículos no palpables bilaterales y alguna sospecha de problemas de diferenciación sexual, como hipospadias, una evaluación urgente genética y endocrinológica es mandatoria.

    Diagnóstico: La exploración es el único método diagnóstico para diferenciar los testículos palpables de los no palpables. Un testículo no palpable unilateral con un contralateral de mayor tamaño puede sugerir ausencia o atrofia testicular, pero éste hallazgo no es específico y no excluye la exploración quirúrgica.

    Tratamiento: Si un testículo no ha descendido a la edad de 1 año, no hay beneficio en esperar un descenso espontaneo. Para prevenir el deterioro histológico, debe llevarse a cabo el manejo antes de los 12-18 meses de edad.

    La terapia médica usando gonadotrofina crónica humana (hGC) o hormona liberadora de gonadotrofina (GnRH),se basa en la dependencia hormonal de el descenso testicular con rangos de éxito máximos del 20%.

    Leer más →

  • HIPOSPADIAS

    Antecedentes: Se define como la hipoplasia de los tejidos que forman la porción ventral del pene más allá del la división del cuerpo esponjoso. La patología puede ser mucho más severa después de la liberación de la piel. Los factores de riesgo para Hipospadias incluyen desórdenes endocrinos.

    Diagnóstico: El diagnóstico debe hacerse al nacimiento. El hipospadias severo con testículos uni o bilateralmente no palpables, o con genitales ambiguos, requieren de un abordaje genético y endocrinológico temprano para excluir intersexualidad sobre todo hiperplasia supra renal congénita.

    Tratamiento: La diferenciación entre funcionalmente necesario y estéticamente posible es importante para realizar la decisión de los procedimientos terapéuticos. Las indicaciones cosméticas están fuertemente ligadas a la psicología paterna o del paciente en un futuro.

    Los objetivos terapéuticos son:
    • Corregir la curvatura del pene
    • Formar una neo-uretra de un tamaño adecuado
    • Traer el neo-meato a la punta del glande, si posible
    • Lograr una apariencia cosmética aceptable global de los genitales del paciente

    Leer más →